Recubrimientos EMC en cajas de plástico

BOPLA le brinda una ayuda competente a la hora de proteger sus equipos electrónicos contra interferencias de origen externo. Ofrecemos tres procedimientos que le brindan la protección necesaria.

  • Vaporización de cobre-cromo-níquel
  • Vaporización de aluminio
  • Esmalte conductor de cobre

Si se utiliza este procedimiento es necesario cubrir mediante elementos adhesivos o máscaras las superficies que no deben o no pueden recubrirse.
El procedimiento preferido a causa de su bajo precio y el menor tiempo de aplicación es el pintado con esmalte conductor de cobre. Por otro lado, el reglamento sobre residuos eléctricos y electrónicos obliga a tener en cuenta los costes de evacuación en el cálculo del precio.

La vaporización de aluminio se lleva a cabo en equipos de alto vacío, según el procedimiento Elamet® o Nucotec®. La capa vaporizada de aluminio puede reciclarse sin costes elevados. Otras ventajas de este procedimiento son el espesor homogéneo de la capa de recubrimiento y la reproducibilidad del proceso. El recubrimiento estándar tiene un espesor mínimo de 2,5 µm. Previo pedido puede aplicarse un recubrimiento de mayor espesor, siempre que lo permita el material de la caja.

El recubrimiento por vaporización no modifica las propiedades mecánicas del plástico, de manera que no existe peligro de que se vuelva frágil o de que aparezcan fisuras.

Disponemos de máscaras prefabricadas para una gran parte de nuestras cajas estándar, de modo que podemos ofrecer este apantallamiento a costes muy favorables.

No podemos aceptar la devolución de las cajas con un recubrimiento opcional solicitado por el cliente.

 

Apantallamiento EMC de cajas de aluminio

Gracias a la conductividad eléctrica del material de partida, las cajas de aluminio ofrecen ya un buen apantallamiento básico sin necesidad de tomar medidas adicionales.

Para proteger el interior de la caja de interferencias de alta frecuencia es posible establecer conexiones conductoras eléctricas en las divisiones de la caja o en las zonas de hermetizado como medida adicional de apantallamiento. En los componentes anodizados de las cajas basta con suprimir la capa anodizada aislante —por ejemplo, por fresado—, o establecer un puente conductor mediante elementos de conexión adecuados.

En los componentes de la caja recubiertos con pintura en polvo es posible cubrir mediante elementos adhesivos o máscaras las superficies que no deben o no pueden recubrirse antes del proceso de pintado. Disponemos de máscaras prefabricadas para una gran parte de nuestras cajas estándar, de modo que podemos ofrecer este apantallamiento a costes muy favorables.

 

 

Otras medidas de apantallamiento EMC

En caso de que los procedimientos descritos hasta ahora no sean suficientes para asegurar un apantallamiento adecuado, pueden utilizarse juntas de contacto para aumentar la efectividad de las medidas. Este tipo de juntas especiales se proponen o determinan y se suministran siempre que es necesario a causa de sus requerimientos específicos y el tipo de caja.

Otra medida eficaz de apantallamiento consiste en dotar de un blindaje interior metálico a los componentes y módulos sensibles a la radiación electromagnética, o incluso al equipo electrónico completo. En combinación con el blindaje interior pueden tomarse otras medidas, como las descritas más arriba, para aumentar la eficacia de apantallamiento.

Junto a los procedimientos de apantallamiento descritos es posible también fabricar cajas de plástico con alma metálica. No obstante, esta opción no es interesante en la actualidad a causa de la inseguridad en relación con la eficacia de la protección y los elevados costes de material. Para completar las medidas de compatibilidad electromagnética en la zona de paso de cables ofrecemos prensaestopas adecuados de plástico o metálicos, con posibilidad de conectar la pantalla del cable a la puesta a tierra de la caja.

 

En un estudio sobre los costes de la EMC se ha podido comprobar la siguiente relación

Consideración de la EMC costes
durante el desarrollo 1
en un producto listo para la producción en serio 100
en un producto en uso 1000

De aquí se deriva para la selección de la caja adecuada que un equipo electrónico diseñado con arreglo a las exigencias de compatibilidad electromagnética puede utilizarse en un 90% de los casos sin mano de obra ni costes adicionales en cualquier caja deseada.

Es decir, no tiene que renunciar a las importantes ventajas de las cajas de plástico, como

  • diseño elegante
  • costes claramente inferiores
  • menor peso y mayor variabilidad
     

Información básica sobre la compatibilidad electromagnética (EMC)

Dentro del marco de la armonización de la legislación de los países miembros, la Unión Europa ha elaborado directivas comunitarias de compatibilidad electromagnética, que se recogieron el 9 de noviembre de 1992 en la ley alemana sobre compatibilidad electromagnética de equipos y aparatos (EMVG).

La primera consecuencia es que es necesario comprobar la compatibilidad electromagnética, no sólo de las instalaciones de radiotransmisión, sino también de todos los demás equipos, sistemas e instalaciones eléctricos y electrónicos. El objetivo de esta verificación es otorgar el marcado CE, requisito para poder utilizar equipos eléctricos de cualquier tipo a partir del 1 de enero de 1996.

Si no es posible conseguir la compatibilidad electromagnética mediante la configuración adecuada de los circuitos y/o mediante un blindaje metálico interior, hay que tomar las medidas correspondientes en la caja.

 

Descargar el catálogo de compatibilidad electromagnética EMC