Grabado

BOPLA ofrece también el grabado de los más diversos componentes como prestación de servicio. El grabado consiste en tallar texto o gráficas en los componentes de aluminio o de plástico; por ejemplo, en las cajas, los paneles frontales, los paneles frontales encajables y los perfiles.

El grabado clásico se realiza sobre la superficie metálica utilizando como herramienta un buril o una fresa. Durante este procedimiento, el giro de la herramienta origina una remoción de material, que se destaca ópticamente del fondo. Este efecto se refuerza llenando el hueco resultante con tinta, si bien este procedimiento es sólo posible en una superficie anodizada. El color utilizado con más frecuencia es el negro, pero es posible sustituirlo por otros colores. Es posible realizar la escritura con cualquier tipo de fuente y de símbolos; no obstante, la anchura de los trazos no debe ser mayor de 1 mm, y la altura de la fuente no puede ser menor de 3 mm.

Una ventaja para el cliente de esta técnica de grabado es la posibilidad de lograr un marcado permanente. El acusado contraste obtenido es resistente a cualquier tipo de influencia externa. Además es posible grabar un número de serie.

En los pedidos no es necesario observar un número mínimo de unidades.